habilidades-blandas-interna

Tu competitividad está determinada no solo por tus conocimientos y experiencias, sino además por tu capacidad para comunicarte, empatizar y convivir con tus compañeros. Hablamos de las habilidades blandas o soft skills

¿Qué son las habilidades blandas?

Se entiende por habilidades blandas a tu destreza para relacionarte, comportarte y comunicarte con las demás personas, logrando una conexión con ellas.

Esta competencia no se relaciona con lo intelectual o académico, pero te otorga puntos a favor en un mundo laboral “frío” por la tecnología, la automatización y la transformación digital.

¿Por qué desarrollar soft skills?

Tal vez pienses que las habilidades blandas no pasan de ser cualidades intangibles. Sin embargo, la siguiente información dice otra cosa:

Según datos del Instituto de Investigación de Stanford y la Fundación Carnegie Mellon…

  • A largo plazo, el 75% del éxito laboral se debe a las habilidades blandas.
  • El porcentaje restante, apenas el 25%, es resultado de las habilidades duras o cognitivas. 

Según un estudio World Economic Forum, en el año 2020…

  • La tercera parte de habilidades requeridas para la mayoría de profesiones serán aptitudes sociales que aun hoy son desestimadas en dichas áreas.
  • Las soft skills serán competencias exigidas por encima de los conocimientos. 

Mira este cuadro de hace solo dos años, que corresponde a Tecnologías de la Información, un área donde aparentemente solo importan los conocimientos. 

habilidades-blandas-ti

¿Qué habilidades blandas necesitas en el mundo laboral de hoy?

1- Inteligencia emocional

Es el pilar de toda habilidad blanda, pues consiste en la capacidad para identificar y manejar las emociones propias y ajenas con el fin de alcanzar objetivos en común. 

2- Gestión del cambio

Las transformaciones culturales y digitales traen consigo que el cambio sea una constante que no da tregua en las empresas. Saber lidiar con ello y adaptarse es bien valorando. 

3- Productividad

Si logras aprovechar al máximo tu jornada laboral estarás marcando la diferencia con respecto a los demás profesionales.  

4- Orientación al servicio

Aunque no trabajes directamente con el cliente, de una u otra manera tratas con otros stakeholders como gente de la competencia, posibles nuevos empleados, medios de comunicación, etc.

Por lo tanto, es necesario que —desde tu rol— tu comportamiento hable bien de la marca a la que representas frente a las personas con las que tratas en el trabajo. 

5- Manejo del estrés

Entender las emociones, enfrentar conflictos, adaptarse al cambio, ser más productivo y mostrarse receptivo produce una sobrecarga en muchos profesionales que se necesita manejar adecuadamente. 

Ante esta situación, es recomendable que identifiques las situaciones que te producen tensión e intentes remediarlas. Ello lo conseguirás cambiando tus perspectivas, haciendo ejercicios, cultivando hobbies, practicando técnicas de relajación, etc. 

6- Comunicación y empatía digital

Ciertamente, los canales digitales y avances tecnológicos de las empresas son solo puentes de comunicación entre las personas detrás de una marca y las personas a las que se dirige.

Esforzarnos por entender a los demás y convivir con ellos no solo debe ser una prioridad en espacios físicos, puesto que lo digital —desde hace tiempo— ocupa una parte importantísima de nuestras vidas. 

Por ello, la sensibilidad humana tiene que estar presente en las interacciones digitales, ya sea entre nuestros compañeros de oficina o con los interesados en conocer los productos o servicios que ofrece la empresa para la que laboramos. 

7- Gestión del conflicto

En las oficinas de hoy, conviven generaciones, culturas y estilos de vida cuyas diferencias pueden originar un enfrentamiento entre puntos de vista o formas de hacer las cosas. Ante ello, es clave ser conciliador y saber llegar a un término medio. 

No dudes de que las habilidades aquí descritas cobrarán mayor importancia cada año que pase. Cultívalas desde ahora y cosecharás un futuro laboral exitoso.