La tesis de fuerte crecimiento económico mundial para el año 2018 no ha cambiado significativamente. La data macroeconómica de las principales economías se ha fortalecido, en muchos casos sorprendiendo al alza las expectativas. Sin embargo, los mercados financieros no han reaccionado ante este optimismo.  Ello debido a la existencia de algunos riesgos importantes que se vislumbran, los cuales son principalmente tres.

Primer riesgo

El primero está relacionado con la expectativa de que EEUU siga con su política monetaria restrictiva en una continuación del ciclo de subida de tasas de interés y ello pueda poner en riesgo el crecimiento económico. Asimismo, ello podría generar un fortalecimiento del dólar y con ello la depreciación de las principales monedas emergentes podría ser un detractor de retornos. Sin embargo, en la medida en que esta subida de tasas sea modulada correctamente y que ésta sea acompañada por crecimiento económico, el impacto no debería ser tan dañino como el que podría estar ya incorporado en los precios de los activos.

Segundo riesgo

El segundo riesgo es que las tensiones comerciales entre China y EEUU sigan escalando y ello pueda generar una detracción en el crecimiento económico global, principalmente en EEUU. Por el momento, las medidas ejecutadas, han sido pequeñas. EEUU ha anunciado un 2%% de arancel sobre un monto total de $250 mil millones (de los cuales sólo se ha ejecutado sobre $34 mil millones). La respuesta explícita de China ha sido mucho menor, sin embargo, ha devaluado su moneda en más de 5% desde que empezaron las tensiones. 

Tercer riesgo

El tercer gran riesgo es la valorización. Casi la única bolsa que ha subido este año es EEUU. Ésta ha subido 5%, mientras que las bolsas de Europa, Japón y Emergentes han caído 3%, 2% y 5% respectivamente en promedio. Pero entrando al detalle de porqué la bolsa de EEUU ha subido tanto, gran parte de ello es explicado por el sector de tecnología y principalmente por un grupo de acciones denominas FANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google), las cuales han rendido en promedio más de 40%. La buena performance de estas acciones le ha dado un tremendo impulso a la bolsa y el gran riesgo es que las valorizaciones de estas empresas se sustentan en estimados muy optimistas de crecimiento.

La semana pasada, con la publicación de los resultados del segundo trimestre de las acciones de FAANG cayeron cerca de 9% en una semana lideradas principalmente por una caída de 20% de Facebook, lo cual significó una pérdida de valor de $120 mil millones en un solo día, siendo ésta, la mayor pérdida de valor de la historia. Esta empresa reportó un crecimiento de ventas ligeramente por debajo a lo esperado por los analistas y ello se tradujo en una masiva pérdida de valor. Una historia similar sucedió con Twitter, la cual reportó un menor números de usuarios, y sus acciones cayeron 30% en dos días. Esto pone en evidencia lo sensible que son las valorizaciones de muchas empresas en EEUU a estimados de crecimiento, los cuales al ser muy optimistas, pueden generar una gran pérdida de valor en caso terminen siendo algo menor a lo estimado.

Si deseas conocer más sobre sobre este tema, te recomendamos: la guerra comercial de China y Estados.

Este artículo fue publicado originalmente en El Comercio.