Las AFP, a diferencia de otras instituciones financieras, asegura la propiedad del ahorro al 100%. El concepto original y fundamental es que las AFP no son dueñas del fondo de pensiones, el fondo de los afiliados no es parte del dinero que las AFP utilizan para operar, lo que hacen es administrar dicho ahorro buscando generar la mayor rentabilidad para sus clientes.

En otras instituciones financieras, el ahorro de los clientes es parte del dinero que usan dichas instituciones para crecer, invertir y generar negocios; incluso en algunos casos, el mismo dinero que tengo depositado como garantía me lo prestan a tasas de intereses preferenciales. En estas instituciones existe el “seguro de depósito” que cubre hasta un monto máximo en caso de algún problema financiero de la institución.

En el SPP, el fondo ahorrado por el afiliado siempre estará a su nombre, no se pierde. ¿Cómo puedo corroborar que sea así? Simplemente viendo su boleta de remuneraciones, en dicha boleta se detalla un rubro separado que dice “Fondo de Pensiones” que representa el 10% de su ingreso, en otra línea se detallan las retenciones relacionada a la comisión que se paga a la AFP y, por otro lado, aparece la prima de seguro, en algunos casos estos dos rubros pueden estar sumados o en líneas separadas.

Este detalle tiene una razón técnica contable, las empresas abonan el 10% de retención de todos sus trabajadores a una cuenta específica y diferente a la cuenta de comisiones de las AFP, esta cuenta no es propiedad de la AFP, debe ser usada solo para invertir. Otro aspecto fundamental es que las AFP deben informar diariamente a la SBS el estado o situación contable del fondo de todos los afiliados, es decir, detallar los movimientos en la cuenta donde se deposita el 10% retenido de los trabajadores. Las AFP operan solo con las comisiones mientras que, la prima de seguro se traslada a las aseguradoras que cubren el seguro de sobrevivencia, invalidez y gasto de sepelio.

Siempre existe el riesgo de rentabilidades negativas que afectan el fondo, eso no significa que se haya perdido la propiedad del fondo, sino que el ahorro ha sufrido una pérdida de valor que, como la historia lo ha demostrado, las AFP ha logrado revertir en el tiempo para brindar una rentabilidad adecuada e incluso, en algunos momentos, superior al mercado financiero.

Para comprobar esta afirmación que el dinero no se pierde, basta con revisar las fusiones que han sucedido a través del tiempo en el SPP, en ninguno de estos casos los afiliados han perdido la propiedad del dinero ahorrado, se puede comprobar que el fondo ha pasado totalmente de una AFP a otra, este punto confirma aún más que la propiedad del fondo nunca se pierde incluso cuando hay cambios de accionistas.

El SPP, por naturaleza, es lo más seguro para el trabajador, en el mercado financiero son las únicas instituciones que aseguran la propiedad del dinero ahorrado.