Esperamos que los efectos del coronavirus en el mundo desaparezcan en algún momento; sin embargo, es muy probable que muchos de ellos persistan por un tiempo.

Hasta ahora, las cifras de contagios globales alcanzan las 4 312 millones de personas, 295 mil muertos, una caída del PBI global de más de 2% y pérdidas económicas incalculables.

Coronavirus en el mundo: los niveles de incertidumbre aún se mantienen elevados

¿Cuántos contagiados hay realmente? ¿Cuántos casos son asintomáticos? ¿Los recuperados desarrollarán inmunidad? ¿La inmunidad sería parcial o permanente? ¿El virus podría mutar? ¿Se descubrirá pronto una vacuna o un tratamiento efectivos?

Hasta el momento, según reconocen los expertos, solo el estudio detallado posterior puede brindar respuestas concretas a estas preguntas.

No obstante, algo que se puede afirmar con certeza es que el mundo está cambiando y la forma en que los efectos del coronavirus avancen, delineará el retorno de los mercados financieros.

¿Qué tan rápido se recuperaría la economía?

Tampoco está claro que, de existir una solución médica, el crecimiento económico y, por ende, el rendimiento de los mercados se vaya a recuperar de manera acelerada.

¿La razón? No se ha determinado con exactitud cuál ha sido el daño económico generado por los estragos de la enfermedad, ni tampoco si estos daños son reparables del todo.

Algunas industrias ya han sido dañadas materialmente

Como ejemplos tenemos a las aerolíneas, turismo, hotelería, restaurantes, cines, entretenimiento y demás servicios. En algunas de estas industrias, no solo se están reportando despidos masivos, sino también quiebra de empresas.

Este tipo de sectores no se reactivarán, a no ser que la solución médica sea inmediata.

Otras industrias también se ven afectadas

La interconexión económica de estos y otros sectores en la economía es bastante fuerte y, con ello, se arrastra a muchas otras industrias.

Por ejemplo, la minería o el sector petróleo y energía, cuyo desempeño se ve perjudicado por los precios de los metales y el petróleo, que han sido muy impactados por el menor consumo global, a causa de los efectos negativos del coronavirus.

Pero también existen sectores beneficiados

Por otro lado, hay sectores donde el distanciamiento social ha promovido su crecimiento, dado que estos funcionan como sustituto de la interacción social y entretenimiento.

Ejemplos como televisión, redes sociales, servicios de streaming, videojuegos, proveedores de almacenamiento digital, infraestructura tecnológica y laboratorios especializados han visto subir su demanda de manera considerable.

Los gobiernos han implementado medidas

Afortunadamente, los gobiernos han puesto en marcha una serie de medidas destinadas a paliar temporalmente los efectos económicos negativos del coronavirus, con el propósito de evitar o postergar el rompimiento de la cadena de pagos de las economías.

Entre estas acciones están los subsidios a las personas, salvatajes financieros para las industrias más afectadas, financiamientos baratos para las compañías con el fin de evitar despidos, etc.

¿Están funcionando las medidas gubernamentales?

Hasta el momento, el tamaño de los programas monetarios y fiscales está logrando mantener las expectativas de crecimiento favorables y con ello un mantenimiento de la cadena de pago, lo que ayuda a contener aún el desempleo. Sin embargo, la efectividad de estos programas dependerá de la duración de la crisis.