El éxito de un equipo depende de las habilidades de sus miembros, pero también de una buena comunicación para fortalecer la cultura empresarial e impulsar un mejor desempeño. Aquí el uso de feedbacks es muy útil, ¿pero qué es feedback y cómo usarlo?

Veamos en qué consiste y cómo puedes usarlo para motivar a tus colaboradores y hacer crecer tu empresa.

qué es feedback

¿Qué es feedback?

En español significa retroalimentación y es la comunicación entre los líderes y colaboradores de una organización, ya sea grande o pequeña, con el propósito de mejorar la conducta y productividad de cada uno.

Los feedbacks se transmiten mediante consejos, comentarios o evaluaciones, que deben hacerse cuidadosamente para obtener los resultados deseados.

Dar feedbacks a los colaboradores, ¿qué beneficios trae a la empresa?

  • Los talentos de cada miembro del equipo se fortalecen, incluyendo las habilidades del líder a cargo.
  • Los colaboradores se vuelven más comprometidos con la misión, visión y valores de la organización.
  • La relación entre empleados y jefes se hace más cercana, confiable y fluida. Así, favorece el desarrollo de estrategias y toma de decisiones en favor del negocio.
  • La organización gana equipos estables. Es menos probable que los trabajadores busquen otras opciones, pues se sienten guiados y valorados.
  • Al crecer el sentido de pertenencia y la convivencia del equipo, el rendimiento mejora y se refleja en los números de la empresa.

importancia del feedback

Si deseas saber más sobre los datos presentados en el cuadro, te recomendamos revisar el estudio de donde fueron extraídos. 

¿Cómo dar feedbacks de forma profesional?

Aunque los feedbacks se manifiestan como comentarios y recomendaciones, estos no debes hacerlos a la ligera. Lo correcto es que los comuniques teniendo en cuenta algunas consideraciones:

Ten claro el objetivo

Si vas a hacer una retroalimentación, ¿qué buscas lograr con ella? Si un colega te pide una, ¿para qué la necesitaría? Responde esas preguntas en tu cabeza antes de dar tus comentarios y así evitarás palabras poco acertadas.

El lugar y el momento tienen que ser adecuados

Lo ideal es que la retroalimentación se haga cara a cara, en privado, sin distracciones y cuando el colaborador se encuentre relajado. Esto es muy importante cuando buscas hablar sobre un problema en el desempeño o proceder.

Sin embargo, si quieres felicitar o elogiar a alguien para fortalecer sus aspectos positivos, hacerlo en público es una alternativa válida que motiva al resto a una sana competencia.

Pon los hechos sobre las generalidades y alusiones personales

En vez de decir algo como “eres impuntual con los clientes”, mejor opta por algo más concreto como “el lunes pasado te reuniste con el cliente a las 10, pero era a las 9”.

En el primer caso, no tocas la falta exacta y puedes provocar que tu interlocutor se ponga a la defensiva. Por el contrario, en el segundo caso, pones en evidencia su error de manera precisa y sin hacerlo sentir atacado o juzgado. 

Lo positivo y negativo debe ser constructivo

Una organización siempre busca que sus miembros mejoren cada vez más. Así des un feedback positivo o negativo, asegúrate de que el colaborador se vaya inspirado a reforzar sus aciertos y corregir sus errores.

Aprende a escuchar

Luego de dar tu feedback, escucha con atención, empatía y actitud positiva lo que el otro tiene que decir. Es habitual que se desarrolle una pequeña conversación.

Al finalizar, lo normal es que tu interlocutor te agradezca las observaciones, pero no está mal que tú también le des las gracias por darse el tiempo de reunirse contigo.

evitar en feedback

Comienza a dar feedbacks de forma adecuada y verás cómo poco a poco el clima, la cultura y la comunicación mejoran dentro de tu empresa o negocio.