El momento de la jubilación es crítico, no solo porque la generación de recursos se ha reducido en los últimos años, sino porque el afiliado debe decidir la mejor forma de recibir el dinero que ahorró durante todos los años productivos. Es vital entonces, conocer las alternativas que existen para cada persona y tener claro las ventajas entre cada una de ellas.

El SPP ha dado un vuelco importante en las oportunidades que le ofrece al futuro pensionista, las alternativas anteriores se mantienen, pero se han establecido nuevas modalidades que las pasaremos a explicar

El Retiro Programado es la alternativa primaria, en este caso el pensionista conserva la propiedad del fondo que ahorró durante su época laboral, todos los meses se retira la pensión del fondo. Una primera diferencia es que la AFP sigue generando rentabilidad sobre el fondo del trabajador y la pensión se recalcula todos los años, solo existe la pensión en soles. Esta alternativa permite que el afiliado cambie a otra modalidad de pensión.

Las Rentas Vitalicias, son pensiones que se otorgan hasta que el afiliado fallezca. Habitualmente el monto de la pensión es menor frente al retiro programado, la pensión es ajustada periódicamente y le ofrece al pensionista la alternativa de diferentes monedas. En este caso, el afiliado pierde la propiedad del fondo, pero a cambio tiene el derecho de una pensión a futuro dado que la compañía de seguro asume el riesgo de longevidad. Una alternativa similar es la Renta Vitalicia Bimoneda que permite recibir pensión en soles y dólares.

Otra modalidad es la combinación de las anteriores, Renta Temporal con Renta Vitalicia Diferida, en este caso el afiliado determina los años que recibirá pensión como Retiro Programado (periodo temporal) y luego de ese periodo recibirá pensión como Renta Vitalicia. Generalmente durante el periodo temporal la pensión es mayor a la otorgada en el retiro programado convencional, mientras que en el periodo vitalicio diferido recibe un monto menor. Esta modalidad le permite al afiliado tener mayores ingresos en los primeros años afectando la pensión de los siguientes.

La Renta Mixta, es este caso el afiliado recibe pensiones simultáneas, tanto por parte de la AFP (Retiro Programado) como de la compañía de seguros (Renta Vitalicia). El afiliado debe tener presente que sólo la parte que financia el Retiro Programado está sujeta de herencia si fuera el caso.

La Renta Combinada, esta modalidad tiene como objetivo otorgar un balance del riesgo de longevidad y de inversión. En este caso, se contrata una pensión en la modalidad de retiro programado (en soles), adicionalmente, el afiliado contrata una parte de su pensión bajo la modalidad de renta vitalicia en soles ajustados.

Renta Vitalicia Escalonada, modalidad de pensión a cargo de una empresa de seguros bajo la modalidad de Renta Vitalicia Familiar, compuesta por dos tramos de período de pensión; donde el segundo tramo de pensión vitalicia podrá ser: equivalente al 50% o 75% de la pensión del primer tramo.

Retiro de hasta el 95.5% del fondo, es también una alternativa para que el afiliado obtenga ingresos a futuro, en este caso, al afiliado es quien administra el fondo y por lo tanto asume el riesgo de administración y buena gestión futura. Sin embargo, el afiliado también puede optar por diversas formas de retiro, es decir,

  • Retirar menos del 95.5 % y el saldo usarlo para una pensión bajo cualquiera de las modalidades antes detalladas
  • Retirar de forma programada el fondo, esta programación se define una sola vez y se aplica a futuro

Lo resaltante es la evolución del SPP, ahora existen más alternativas para obtener una pensión, por eso el afiliado debe estar bien informado de las limitaciones, ventajas y beneficios de cada una de ellas.