Son muchas las personas que siguen trabajando a pesar de haber superado la brecha de los 65 años. De acuerdo con datos de AFP Habitat, solo el 15% del total de afiliados aptos para una jubilación se acercaron a la agencia para iniciar su trámite de pensión o para hacer consultas sobre el tema.

Pero, ¿por qué sucede esto? Algunos de estos afiliados que están aptos para jubilarse no inician su trámite debido a que temen a ser retirados de sus cargos, pues contemplan a la jubilación y el trabajo como un imposible. No obstante, es deber de su AFP informarles que pueden ser jubilados y trabajadores a la vez, lo cual les generará un ingreso doble: el de su salario y el de su pensión.

Mitos y realidades

La jubilación no significa despedirnos de nuestra vida laboral, a menos que así lo queramos. Cuando un afiliado se jubila puede seguir desempeñándose como siempre, pero debe comunicar a su AFP y a su empleador la intención de no seguir aportando a través de una declaración jurada.

Al comunicar a su empleador la intención de continuar trabajando y no hacer más aportes, luego de que la AFP haya recibido la comunicación, su salario quedará libre de descuentos de aportes, pues ya no sería necesario seguir aportando si el afiliado ya se jubiló. Sin embargo, si no lo comunica, la empresa seguirá haciéndole el descuento y depositando ese dinero en la AFP correspondiente.

En este caso, el monto descontado de su salario no se depositará en ninguno de los fondos previsionales, simplemente quedará en una cuenta hasta cuando el afiliado decida presentar su solicitud de devolución de aportes.

Procesos

Algunas de las personas que continúan trabajando luego de jubilarse no se dan cuenta de que en sus boletas de pago aún figura el descuento correspondiente a la AFP, pero deben tener en cuenta que, si ya se jubilaron, no debería existir ese descuento y el dinero que recibe por la prestación de sus servicios debe ser, porcentualmente, mayor.

Así, el jubilado debe verificar en sus boletas, observando la fecha de inicio de su trámite de jubilación, durante cuántos meses se le descontó por concepto de AFP para que pueda hacer efectiva su solicitud de devolución de aportes. Cabe destacar que este dinero solo será entregado si el afiliado lo solicita.

Mediante este proceso, el afiliado obtendrá de vuelta todos los importes innecesarios que hizo durante “X” meses, recuperando así el dinero que le corresponde como persona libre de aportes y apta para continuar trabajando.