Son muchas las personas que siguen trabajando a pesar de haber superado la brecha de la jubilación: los 65 años. Según datos de AFP Habitat, solo 15% del total de afiliados aptos para una jubilación iniciaron su trámite de pensión o hicieron consultas sobre el tema.

De hecho, algunos de los afiliados que están aptos para jubilarse no inician su trámite porque temen ser retirados de sus cargos. Ellos creen que la jubilación y el trabajo (juntos) es un imposible.

Es nuestro deber informarte que puedes ser jubilado y trabajador a la vez. Y esto te generará un ingreso doble: el de su salario y el de su pensión.

Para trabajar luego de la jubilación

Cuando te llegue el momento de la jubilación, debes entender que ésta no significa despedirte de tu vida laboral. A menos que así lo quieras. Si te jubilas puedes seguir desempeñándote como siempre, pero primero debes:

  • Comunicar a tu AFP el deseo de continuar trabajando
  • Informar a tu empleador la intención de no seguir aportando a través de una declaración jurada

Luego de seguir estas instrucciones, tu salario quedará libre de descuentos de aportes porque ya no sería necesario seguir aportando si ya te jubilaste. Pero, ¿qué pasaría si no lo comunicas?

  • La empresa te seguirá descontando
  • Tu dinero seguirá yendo a la AFP, pero no se irá a tu cuenta
  • Los aportes irán a una cuenta dentro de la AFP y seguirán ahí hasta que presentes una solicitud de devolución de aportes

Procesos para que te jubiles y continúes con tu vida laboral

Muchas personas desconocen lo que hemos señalado previamente y, cuando trabajan luego de la jubilación, no se dan cuenta que aún tienen descuentos de AFP en sus boletas de pago. Debes considerar que, si ya te jubilaste, el descuento por AFP ya no debe existir.

“El dinero que recibes por la prestación de tus servicios, al estar libre de descuentos de la AFP, debe ser porcentualmente mayor”.

Debes verificar tus boletas observando la fecha de inicio de tu trámite de jubilación y durante cuántos meses se te descontó por concepto de AFP para que puedas hacer efectiva tu solicitud de devolución de aportes. Este dinero solo será entregado si lo solicitas.

Mediante este proceso obtendrás de vuelta todos los pagos que hiciste innecesariamente durante “X” meses. Recuperarás el dinero que te corresponde como persona libre de aportes y apta para continuar trabajando.